h1

Inevitablemente

18 febrero, 2007

Es que no me di cuenta, y creció.

No puedo pararlo. Ni lucho por pararlo. Me doy por vencida a tus interminables y demoledoras caricias diarias, a tu forma de ser…

… en cualquier instante yo tendré que morir, porque la ternura me ha traspasado como cien alfileres de diamante, la ternura me ha pisoteado y arrollado a su paso como el más terrible de los ejércitos en marcha, y me voy deshaciendo, disolviendo, desangrando en palabras, tan dulcemente muerta que ya casi no puedo con el peso de Clara…

Aunque no estés aquí.

para que luchar

Texto citado: E. Tusquets, de “El mismo mar de todos los veranos
Anuncios

One comment

  1. No te des por vencida niña, disfruta de “eso” que se llama “amor” aunque debería llamarse “deseo”.

    Déjate llevar por mágicas caricias, interminables emociones, pausados “tequieros”, vuela y viveeee.

    Eeeeepa.

    C.A. Makkkafu.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: