h1

Quieta

5 abril, 2008

Yo no importo. Tú no importas. Nada importa.

¿Qué importa un pequeño planeta girando sobre su eje y dibujando invisibles espirales en un rincón de algún incomprensible universo?

Giro sobre mí misma sin sentido.

Quieta. Inamovible.

Incierta.

Nada.

Y esto me hace sentir mejor.

Un pequeño esfuerzo y hallaré otra perfecta forma de desaparecer.

No siento ni padezco.

No me grites.

No oigo nada.

No me toques.

No hay piel.

Hoy decidí convertirme en esto.

Una roca.

roca

Anuncios

4 comentarios

  1. Aun así el viento, el agua, el tiempo logra darle la forma que quiera a la roca y creo que todo eso aun asi lo siente.

    Saludos!


  2. A veces intentamos petrificarnos, pero solo lo conseguimos temporalmente; al final “la vida” se impone.

    Saludos.


  3. Es luchar contra la materia blanda de la que estamos hechos…

    Soy blanda, luego existo…

    Aunque todo es saber llevarlo, lo de la dureza, digo… A veces, es necesario.


  4. Un texto que tal vez te interese:

    La aceptación materialista de la vida apenas admite definiciones literarias. Las peores obras del realismo están llenas de esos seres bajamente pasivos, a quienes la vida contenta por la sensación. No se los confunda con las viciosos, no; porque éstos pertenecen a la categoría de los protestantes, de los que transforman la materia. La aceptación materialista de la vida tampoco se habrá de confundir con la materia misma. La materia en si es cosa grande, y –observa William James- hay operaciones de la materia que valen por muchas del espíritu: una sola chispa eléctrica es ya mejor que varios discursos de un imbécil. No hemos de estar contra las piedras, que son cosa noble y sencilla, sino contra los cerebros que se petrifican. Pero si una piedra quisiera pensar por su cuenta, ¿tendríamos la obligación natural de hacerla callar, de apedrearla? Lo dudo. Los hombres se han arrodillado siempre junto a las piedras que hablan, y aún podemos creer que tal es el origen de las ciudades, ahora vagamente recordado por las estatuas ecuestres de los héroes. Los niños, en quienes el sentido del mundo es más puro que entre los adultos, no se equivocan en esto, como en muchas otras apreciaciones vitales, y siempre se han parado extáticos y adorantes, ante las fuerzas que se superan, ante el pájaro que habla, el árbol que canta y el agua de siete colores que sube al cielo.

    El Suicida
    Alfonso Reyes



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: