Archive for the ‘Al pairo’ Category

h1

Susan Boyle, of course

25 abril, 2009

Sí, claro, también lo vi.

Estremece, aunque lo hayas visto varias veces… aunque sospeche de lejos que está todo más que preparado y manipulado… aunque parezca una historia de telefilm dominguero de llorar.

Pues eso, que nos gusta más un drama y su redención apoteósica que a un niño un caramelo. Parece todo tan auténtico como una buena historia que te cuentan bien contada, como un libro, una película, un cuento… Pero no… Porque en realidad todo es ficción…

Y porque en el fondo, es bastante probable que ninguno de los besos que le den a partir de ahora sea cierto. Como tampoco es excepcional su forma de cantar…

Es un prejuicio y lo que nos hace parecernos a ella lo que nos conmueve. Es la caída desde el pedestal de ese prejuicio, que nos da una hostia en la cara mientras ella nos pisa con sus zapatos de tacón que parecen un disfraz. Y la vergüenza que sentimos de nosotros mismos. Y es lo que vemos de nosotros en ella.

Es su sonrisa… Como la de cualquiera…

No creo que nadie la recuerde dentro de unos años. Pero así son los sueños… A veces parecen reales, auténticos. Pero no…

Qué buena interpretación de todos…

¿Es que nadie se acuerda ya de Paul Potts?

Anuncios
h1

Un domingo cualquiera

1 marzo, 2009

piano-con-flores

Me he despertado a las 7:30 con 440 de azúcar. Creo que hoy es domingo. Enciendo el notebook y prende la música. Afuera está lloviendo…

Lo he anotado en mi libreta de “cosas buenas“. Lo de la música, no lo de la glucemia. ¿Os he dicho alguna vez que siempre he querido aprender a tocar el piano? Es otra forma de que te crezcan flores de los dedos

Y he cambiado mi oficina del estudio al salón…

Hoy es domingo, ¿no?

h1

Mis regalos de reyes

7 enero, 2009

Nunca pido nada, así me traen lo que quieren. Este año fue esto:

– Un botecito de mi perfume favorito.

– Una camiseta Quechua (que me está pequeña y espero poder cambiar por una cometa).

– Un pijama calentito de cebravaca (que estrené anoche, porque como dice mi madre -qué cachonda- “a veces hay muertes súbitas y hay que estrenar cuanto antes”).

– Dos tazas de desayuno con publicidad de cereales Kellogs (esto sí que es un regalo barato y… por qué dos?)

Así que yo me regalé a mí misma unas zapatillas baratas imitación Converse y una bufanda caliente.

Será la crisis…

Ah, y a tomar por culo el 2008!!

h1

Las hadas en la mente

16 noviembre, 2008

Para alguien que me preguntó por esos caminos

Here’s to the crazy ones – the ones who are crazy enough to think that they can change the world are the ones who do.

Leo por azar esta frase de Steve Jobs, buscando información sobre John Maeda y todo me lleva de nuevo a viejos caminos, como Joe Dispenza (al que redescubrí hace unos días en la radio nocturna) y la conocida “Y tú, qué sabes?“, que dejé atrás hace años.

Las últimas tendencias de la neurología: la plasticidad cerebral.

¿La ciencia encuentra a las hadas? Algún nexo de unión tenía que haber entre el espíritu y el cuerpo, y lo encontraron en las partículas subatómicas y en las neuronas que conforman el alma.

locura

¿Charlatanería? ¿Autoengaño? ¿Mentira? Como si las navidades, consumir o ver la tele no lo fueran…

Cada cual busca la forma de ser feliz… y si lo es sin hacer daño a nadie y sin hacerse daño a sí mismo supongo que da igual.

La mente, lo que somos, que en definitiva no es más que memoria, no distingue entre lo que ve y lo que imagina. Imagina, recuerda y verás.

Otros lo llaman fe.

Vuelvo a viejos caminos, sí… de hace años y de hace muchos más años… Y también vuelvo a la soledad…

Pero nada debe ser viejo, sino nuevo… Y yo siempre creí en las hadas…

h1

Es lo que hay

13 noviembre, 2008

Soy un talento desaprovechado, porque nunca llego a ser lo que soy.

talentos

h1

Criaturas

8 noviembre, 2008

gota2

Cada gota esconde un mundo lleno de criaturas que pueblan otro mundo… como muñecas rusas…

Y así las lágrimas… todas y cada una…

gota

h1

Puro teatro

4 septiembre, 2008

El martes pasado en la Plaza de Santa Ana, dos artistas deliberan si largarse a otro lugar porque una estupenda banda de jazz tenía copada la atención de los presentes. No sabían que yo los observaba…

Al fondo, el Teatro Español.

Al final deciden largarse con el arte a otro sitio. Y me quedé con la curiosidad de saber qué número tenían preparado…

Metáforas vitales. Voy a ponerme la nariz colorada que me regaló…